“Los Marlins Están Más Cerca De Los Que Muchos Creen”

DSC_0362 (1)

Progreso.

Es lo mínimo que los fanáticos de los Marlins pedían de su equipo al comienzo de una temporada, en la cual se sabía que no sería de las más ganadoras en la historia de la franquicia.

Año dos de Derek Jeter al mano. Un período en el cual él mismo ha confesado que ha puesto a prueba su paciencia. La Pequeña Habana no es el Bronx; tal vez haya sido complicado aceptarlo desde el primer día que intercambió oficinas con David Samson.

No solo fue la adaptación geográfica de Jeter, sino el hecho de entender que el historial negativo de los Marlins lo perseguiría por mucho tiempo. El primer año estuvo plagado de polémica. “¿Vieron lo que hizo Christian Yelich? ¿Qué dijo Giancarlo Stanton sobre la postemporada? Eso no pasaba con Marcell Ozuna en los jardines. Estábamos a dos lanzadores, no hacía falta todo eso…” Mejor pare usted de contar.

Pero esta tormenta está pasando, y con ella la exigencia irracional por ver incrementada la columna de victorias, en un equipo que no espera rendir esos frutos ahora.

El 2019 no sería evaluado por los triunfos. Estaba en los planes perder muchos encuentros, incluso volver a coquetear con la centena de reveses. Claro, sin llegar a ribetes históricos — llegó un momento en el que el equipo tenía una proyección de 122 derrotas en el año.

Pero el béisbol es muy noble. Es realmente difícil que un equipo pase una temporada completa sin tener al menos una racha positiva. Y los Marlins la tuvieron.

Llegó un momento que Miami era el equipo, junto a los Atléticos, más caliente en todo el béisbol. Un efímero período que pueden significar ciertos destellos del futuro, y no un simple período engranado por la casualidad.

El béisbol es un juego de pitcheo, dicen por ahí, y vaya que los Marlins se lo han tomado en serio. Esta reconstrucción está basada en los lanzadores; no es un secreto.

Actualmente hay dos serpentineros que el aficionado común de los Marlins debe prestar atención especial. Sí, Caleb Smith, Trevor Richards y José Ureña han tenido sus momentos en esta zafra, pero son Sandy Alcántara y Pablo López quienes tienen la proyección de estar con este equipo por muchos años, hasta que la reconstrucción rinda sus frutos.

Es allí donde la palabra progreso entra en escena. Y no se refleja cuando Sandy está lanzando un blanqueo, o cuando Pablo tira siete tramos en blanco con un solo hit permitido. Sabemos que tienen el talento para hacer eso.

El progreso se evidencia, cuando están descontrolados en la loma, cuando un jonrón les cambia el panorama del juego, cuando no pueden sacar los outs. Cómo reaccionan a eso. A eso se le llama progreso.

Luego de la joya que lanzó en su primera apertura del año, Alcántara tuvo seis salidas que pudieron haber descarrilado a cualquiera. Acumuló récord de 2-5 con 6.25 de porcentaje de carreras limpias permitidas, con 23 boletos y 22 ponches en 36.0 tramos.

A partir de ahí, tiene cuatro aperturas en las que ha acumulado récord de 2-1, con 1.67 de efectividad (cinco carreras limpias en 27 tramos) con nueve ponches y 18 ponches. Progreso.

El 10 de mayo, López fue vapuleado con 10 carreras en solo 3.0 episodios ante los Mets.

Desde entonces, en cinco salidas, le han hecho seis carreras en 28.2 tramos, con 27 ponches y seis boletos, para una efectividad de 1.88. Incluidos siete episodios de un imparable ante el mismo equipo que ocho días antes lo había maltratado.

Nuevamente, progreso.

Si Sandy Alcántara y Pablo López lucen bien, no hace falta que vean la columna de victorias y derrotas, para saber que la reconstrucción va por buen camino.

Realmente, el nombre de este juego es pitcheo, y como dijo una fuente cercana del equipo, “Creo que estamos listos con los lanzadores. Tenemos un grupo élite”, dijo en estatus de anónimo. “Estamos mucho más cerca de lo que se piensa a nivel nacional”.

Ricardo Montes de Oca

Miami, El mercado olvidado por el béisbol

Screenshot 2017-12-21 at 7.19.04 AM

Por: Ricardo Montes de Oca

La reconstrucción de los Marlins era necesaria. Cualquiera que haya leído esta columna sabrá que he estado visualizando esta movida desde que comenzó la campaña del 2017, eso no lo discuto. Pero esto no fue lo que pedí.

Siempre aposté por una reconstrucción inteligente, una en la que se aprovecharan las estrellas que se tenían para adquirir a los mejores prospectos disponibles. No ha sido así. Si bien nunca estuve de acuerdo con que se cambiara a Giancarlo Stanton, sí puedo entender la intención.

Ahora, cuando reviso lo recibido en los canjes por un Jugador Más Valioso y finalista a un Guante de Oro, por un campeón bate y ganador de ese guante dorado, y a otro con credenciales de MVP, que también conserva en su haber el mismo premio por su defensa, no logro comprender. Uno de los objetivos era reforzar una granja de prospectos desolada, pero entonces Derek Jeter se conforma con unos muchachos, que si bien nadie sabe dónde terminarán, no se encuentra ninguno entre los primeros 100 mejores en las Mayores.

Desde que comencé a explicar la necesidad de una reconstrucción puse como ejemplo el caso de los Medias Blancas de Chicago, que aunque todavía no ha rendido sus frutos, se puede considerar como un modelo a seguir.

El año pasado canjearon a Chris Sale por el prospecto número uno en las Mayores para el momento (Yoan Moncada) y el número 38 (Michael Kopech). Mientras que por ¡Adam Eaton! recibieron a la tercera mejor promesa (Lucas Giolito) y al número 38 (Reynaldo López).

¡Esas sí son las piezas de una reconstrucción!

¿Son Sale y Eaton más valiosos que Stanton, Dee Gordon y Marcell Ozuna juntos? Según lo recibido a cambio, sí. Y eso sin contar a Eloy Jiménez, quinto mejor prospecto en la actualidad, que adquirieron los del sur de Chicago en un trueque por José Quintana.

Sin embargo, nada les garantiza que les vaya a funcionar esta gran cantidad de prospectos, eso es lo bonito del béisbol; nada, no hay nada garantizado. Pero sí hicieron lo posible para conseguir el éxito; algo que ha sido diferente en Miami. Jeter no recibió los prospectos de la talla de los jugadores otorgados.

Y entonces, cómo defendemos a Jeter, cuando dice que su objetivo es acortar la nómina, pero a la vez se impone él mismo un sueldo de 5 millones por año (con lo que recuperará su inversión de 25 para comprar el equipo en cinco años), y se preocupa más en los contratos de las estrellas que en lo que recibe a cambio.

Los pasos siguientes en una reconstrucción es el proceso de firmas internacionales (Luis Robert con los Medias Blancas) y en la contratación de un jugador de calibre cuando el núcleo de prospectos está cerca de explotar, ejemplos: Jon Lester con los Cachorros, Max Scherzer con los Nacionales e incluso ahora Stanton con los Yankees.

Pues, qué nos hace pensar que en el 2020, cuando estos prospectos de los Marlins están supuestos a desarrollarse, se va a hacer una inversión de este calibre, si ese es el año en el que se debe renovar el famoso contrato de televisión, que tantas excusas ha producido en los últimos meses, por el poco valor del acuerdo anterior.

Stanton le recomendó a los aficionados de Miami que tuvieran paciencia y vieran al equipo dirigido por Don Mattingly de lejos. Tal vez ese sea el mejor consejo.

Al final de todo, mientras el mundo del béisbol celebra que los dos conjuntos con más campeonatos en la historia se reforzaron con Stanton y Ozuna, el mercado ubicado en el Sur de Florida, nuevamente, es dejado al olvido.

El inevitable cambio de guardia en el campocorto de los Marlins

riddle.jpgRicardo Montes de Oca

@RicardoEMontes

Creo que todos estamos de acuerdo en decir que la posición de campocorto es una de las más importantes para un equipo de béisbol. Junto al puesto de receptor, se podría decir que son las únicas en la que un jugador pudiera tener una larga carrera en las Mayores con una ofensiva mediocre, siempre que cumpla las exigencias a la defensiva que requieren estos puestos en el campo.

Ya van varias temporadas en que los Marlins pueden alardear de contar con uno de los mejores campocortos en la Liga Nacional, con el cubano Adeiny Hechavarría demostrando noche tras noche lo seguro de su guante. Pero parece que estamos en presencia de un cambio de guardia en las paradas cortas para los peces.

Sin duda que las lesiones no han ayudado en lo absoluto al nacido en Santiago de Cuba. Hasta el viernes, Hechavarría sólo había disputado 20 de los 51 de su equipo. Alguien debe cubrir esa importante posición en el terreno.

A comienzos de temporada el equipo subió de las menores a J.T. Riddle, un joven campocorto de 25 años, para una corta pasantía de ocho juegos, en los que no hubo mucho brillo, salvo por un jonrón que sirvió para dejar en el terreno a los Mets de Nueva York el 16 de abril. A los dos días fue bajado, tras tener .143 de promedio con dos hits en 14 turnos al bate.

Luego de que Hechavarría volviera a lastimarse, el equipo decidió darle una nueva oportunidad al oriundo de Kentucky.

A partir de allí el novato promedia .275 de bateo con tres jonrones y 16 impulsadas en 28 juegos desde entonces, mientras que tiene .322 en los últimos 16 encuentros en los que ha salido como titular del campocorto. Aquí estaríamos viendo lo contrario a lo mencionado al comienzo, pues este año Riddle ya ha cometido cuatro pecados a la defensiva, cosa que se ha visto opacado por el gran bateo que ha demostrado. Todo lo contrario a Adeiny.

La peor temporada de Hechavarría a la defensa fue en el 2013 con 15 errores, una cifra que a este ritmo, si Riddle mantiene la titularidad, pareciera superar sin problemas.  El problema para el cubano es con el bate, con el que promedia .255 en su carrera de seis temporadas, tampoco ha sido conocido por dar cuadrangulares, impulsar carreras o robar bases.

El Fuerte de Hechavarría es la defensa, el de Riddle, hasta ahora, es el madero; pero la diferencia es que la juventud acompaña al norteamericano, por lo que se mantiene la esperanza de que pueda mejorar con el guante. Con el cubano la idea de una mejoría a la ofensiva luce improbable.

La incierta realidad de los Marlins de Miami

marlins

Marlins Instagram

Ricardo Montes de Oca

@RicardoEMontes

La situación actual de los Marlins de Miami es para preocuparse. El buen comienzo de temporada que tuvieron no luce más que un espejismo en la lejanía de un terreno que produjo una efímera, y tal vez ficticia, esperanza de que el equipo pudiera tener un año competitivo.

Aún es temprano. No sería la primera vez que un conjunto de pelota le diera la vuelta a su temporada a poco más de un mes de comenzada. Un ejemplo cercano es el de los mismo Marlins del 2003, cuando despidieron a su mánager luego de 38 encuentros, en los que acumularon marca de 16-22. Luego llegaron a estar 10 por debajo de .500, pero el equipo que jugaba para entonces en Miami Gardens se las ingenió para ganar ese año su segunda Serie Mundial.

Pero esa historia se está convirtiendo en una leyenda, en la que los Marlins parecen mirar cada año, tras un comienzo decepcionante, con la esperanza de repetir algo similar. No ha sido así. Olviden la Serie Mundial, los Marlins ni siquiera han podido clasificar desde entonces.

Esta campaña no ha sido la excepción, al estar sumergidos en una situación que no pareciera tener salida. A diferencia de ese conjunto del 2003, la rotación no cuenta con nombres como los de Josh Beckett, Carl Pavano, Brad Penny y Dontrelle Willis, sin mencionar los Miguel Cabrera, Derek Lee, Iván Rodríguez y Mike Lowell que controlaban la ofensiva.

La situación de los lanzadores es grave. Antes de comenzar la zafra se esperaba que la rotación fuera un problema, y es por ello que se decidió reforzar el bullpen para que balanceara un poco el cuerpo de serpentineros. Pero hasta ahora no hay quien pueda frenar a la ofensiva rival de manera constante.

El bateo no ha estado del todo mal. Pero la cosa preocupa cuando ves que Marcell Ozuna y Giancarlo Stanton, corazón ofensivo del equipo, están dando los cuadrangulares que esperabas, pero no se están traduciendo en victorias.

Sin embargo, cuando intentas buscar respuestas sobre cómo pudiera rescatarse esta temporada, se escucha un vacío abismal que recorre un Marlins Park acostumbrado más al eco que a celebraciones.

Realizar un cambio por un abridor competente luce imposible por la escasez de prospectos que tiene el equipo en las menores, misma razón por la cual no vendrá ningún novato a salvar el año por los Marlins: no hay algún Cabrera, José Fernández o Bryce Harper esperando su turno. Braxton Garrett es el único Marlin que aparece entre la lista de los 100 mejores prospectos en las Mayores (37), y sólo ha tenido una presentación como profesional en su carrera.

La respuesta pareciera ser sencilla, comenzar una nueva reconstrucción al estilo de los Cachorros, cuando cambiaron a sus estrellas, con las que sabían no iban alcanzar grandes cosas, como Alfonso Soriano, Carlos Zambrano o Aramis Ramírez –todos fuera de la liga—para nutrir sus granjas y armar lo que hoy tienen.

Pero hasta que yo sepa Theo Epstein no está en Miami, y esa reconstrucción dependería, hasta ahora, de la misma gerencia que en el 2012 prefirió a Justin Nicolino por encima de Noah Syndergaard, en esa última vez que desmantelaron al equipo.

Pero todo indica que este grupo no estará al frente del equipo por mucho tiempo, lo que cambia el panorama un poco. Ya Jeffrey Loria, propietario de los Marlins, ha dejado claro que no le interesa el futuro de la franquicia, con los contratos que ha negociado y dejando al equipo sin prospectos gracias a cambios innecesarios; como el de Andrew Cashner del año pasado, por nombrar sólo uno.

No se sorprendan si el primer movimiento de Derek Jeter y Jeb Bush, si finalmente son ellos los nuevos dueños del equipo, no sea invertir dinero en la nómina del equipo, sino hacer borrón y cuenta nueva con la franquicia, con la intención de construir desde cero, pero con bases sólidas, un nuevo equipo de los Marlins de Miami.

Además, ¿quién no quiere ver a Jeter como pilar fundamental en la construcción de un equipo competitivo?

Se despeja el panorama para los aficionados de Miami

loriacap

Ricardo Montes de Oca

@RicardoEMontes

No habían redes sociales para entonces. La mejor manera de conocer una noticia era revisando una página web, dándole incansablemente a la tecla “F5” para actualizarla una y otra vez hasta ver lo que estabas esperando. Cuando ocurrió el cambio de Miguel Cabrera y Dontrelle Willis –mi jugador favorito para entonces—ocurrió así, sólo que en esta ocasión no esperaba la confirmación de un hecho, sino la esperanza de un error que negara lo anunciado.

A diferencia de las personas con quienes me juntaba en ese momento, que aupaban a los Yankees, Medias Rojas, Gigantes o Dodgers, yo comencé siendo aficionado de los Marlins, y aunque ese sentimiento se ha diluido producto a mi profesión, aún recuerdo esos momentos en los que sufrí las decepciones producto al manejo del equipo, desde el punto de vista de un aficionado.

Hoy, después de varios capítulos de esos momentos; transacciones, despidos, tomas de decisiones, polémica con el nuevo estadio, finalmente se da a conocer que es inminente un cambio de manos de la franquicia que ahora juega en la Pequeña Habana.

Como fanático nunca entendí los movimientos que hizo, pero ahora como periodista, los comprendo aún menos.

Loria llegó a Miami con un equipo armado por Dave Dombrowski, al cual sólo tuvo que añadirle a Iván Rodríguez –en lo que probablemente haya sido su mejor contratación—para que los Marlins terminaran alzando su segundo trofeo de Serie Mundial.

Todo comenzó bien, pero rápidamente se desboronó. Con todavía el olor a champagne en las calles de Miami, Carl Pavano, Derek Lee y “El Pudge” Rodriguez –pilares del campeonato– ya estaban siendo presentados con otros conjuntos. Un par de años después llegó otra “limpieza”, y canjearon a Luis Castillo, Juan Pierre, A.J. Burnett, Josh Becket y a Mike Lowell. Al menos se quedaron con los dos jóvenes promesas, ¿no?

Eso tampoco duró mucho. El cuatro de diciembre del 2007 fue anunciado que Miguel Cabrera y Dontrelle Willis irían a los Tigres de Detroit a cambio de prospectos. A pesar de la decepción, todavía pensamos que Andrew Miller y Cameron Maybin –dos de los novatos promesas que fueron a los Marlins—podrían traer algo positivo al equipo. El resultado de ambos, al menos en Miami, fue decepcionante.

Loria será recordado como el protagonista de un cambio que podría compararse con el de Babe Ruth cuando pasó de los Medias Rojas a los Yankees, al dejar a ir a uno de los mejores bateadores del béisbol moderno, en Miguel Cabrera, cambio de prácticamente nada.

En fin, después de eso vinieron los Joe Girardi, José Reyes, Heath Bell, Hanley Ramírez, Oswaldo Guillén; uno tras otro.

Pero esa era está llegando a su fin. Y, si todo sale como lo previsto, los aficionados de los Marlins podrán descansar de tanta decepción cuando nada más y nada menos sea Derek Jeter, junto al exgobernador de Florida Jeb Bush y un grupo de empresarios, tome el mando del equipo de Miami.

El escenario no pudo ser mejor. Si hay alguien que sabe cómo ganar en el béisbol es Jeter, y en teoría debería poner a los Marlins en la órbita de los equipos a considerar para levantar el trofeo a final de campaña.

Un par de consejos a los aficionados de los Marlins, como uno que fui. No se desesperen, que el proceso de venta de un equipo que vale $1.300 millones no es tan fácil y rápido como escribir un cheque. Y una vez se finalice el acuerdo para que el grupo de Jeter esté al mando, no esperen grandes cosas en un comienzo, los cambios tardan un poco en engranar; sino recuerden que hasta Loria ganó un campeonato recién llegado.