Results tagged ‘ Roger Clemens ’

El medio inmortal Greg Maddux

 

Photo: Ronald C. Modra/Sports Imagery/Getty Images

Photo: Ronald C. Modra/Sports Imagery/Getty Images

CARACAS.- Este año parece una tarea imposible, el poder elegir tan sólo dos integrantres que formarán parte de la inmortalidad en la historia de la pelota. Sólo dos llegarán al olimpo del beisbol para acompañar a figuras históricas que han hecho de este deporte el pasatiempo nacional de los americanos y que ha calado en la cultura de los latinoamericanos, al punto de que cada uno de nosotros sienta correr en su sangre, la fiebre por el beisbol.

En esta oportunidad, varios colosos de la historia chocan para llegar a la entrada de este salón tan exclusivo como lo es, el salón de la fama de Cooperstown. Jugadores de la talla de Barry Bonds, Roger Clemens, Sammy Sosa, Mark McGwire, Curt Schilling, Frank Thomas, entre muchas otras luminarias, que a decir verdad todos merecen un cupo en la eternidad. Es imposible obviar los problemas de algunos de ellos con respecto al uso de sustancias prohibidad, tema que prefiero dejarlo para otro momento, debido a que sean culpables o inocentes, sería querer tapar el sol con un dedo, el hecho de que cada uno de ellos marcó una etapa en el mejor beisbol del mundo.

A pesar de la gran cantidad de competencia en esta votación para el salón de la fama, pienso que hay uno que resalta por encima de todos los mencionados anteriormente. Es el caso del lanzador Greg Maddux, no sólo por los impresionantes número que dejó plasmados para la historia, si no también por la profesionalidad con la que llevaba este gran deporte, y que lo llevó a ser uno de los lanzadores más dominantes/inteligentes en la historia del beisbol.

Revisemos un poco los números de Maddux; logró un total de 355 victorias para ubicarse octavo en la lista de todos los tiempos, una lista que va a permanecer congelada por un largo rato, teniendo en cuenta de que el lanzador activo que está mejor ubicado es Tim Hudson (37 años) y CC Sabathia (32) empatados en el puesto número 102 con un total de 205 victorias. Cabe acotar que de los siete que superan a Maddux sólo Warren Spahn lanzó después del año 1930 (entre 1942 y 1965) cuando el significado del lanzador abridor no era equivalente a lanzar entre descansos de cuatro o cinco días, por lo que aumenta en gran medida, el mérito de Greg Maddux en lograrlo en este beisbol moderno.

Un lanzador que nunca fue líder de ponches en una sóla temporada, pero se las ingenió para terminar con 3.371 abanicados y ser el décimo en la lista de todos los tiempos y convertirse en uno de los pitchers más dominantes de todos los tiempos y registrar una efectividad de 3.16 en 23 temporadas jugadas en las que abrió un total de 740 encuentros. Además Greg Maddux no ganó menos de 15 victorias entre 1988 y 2006, impresionante ¿no?.

No sólo fue dominante en la tres estadísticas importantes para los lanzadores sino también, para los que gustan de la sabermetría, Maddux es segundo en porcentaje de victorias agregadas (WPA en sus siglas en inglés) en victorias de lanzadores ajustadas (APW) es segundo y en las famosas victorias sobre el remplazo entre los lanzadores (WAR) Maddux es octavo en todos los tiempos.

Todos estos números impresionantes, estás respaldados por los no menos impresionantes premios que recibió durantes su carrera; asistió a 8 juegos de las estrellas, ganó 4 premios Cy Young en cuatro temporadas al hilo y ganó 18 guantes de oro. Sí, leyeron bien, 18 guantes oro de los

cuales 13 fueron de manera consecutiva.

Personalmente creo que no habrá problemas en lograr el 75% de votos necesarios para ingresar al olímpo del beisbol, que ve en este año una impresionante competencia por ingresar a este sitial de honor. Cabe resaltar que el único lanzador “Moderno” que puede medirse ante Greg Maddux, y quien de hecho está también en la boleta de votaciones de este año es Roger Clemens, lástima que no le será muy fácil ingresar por sus problemas con el consumo de sustancias prohibidas.

Miguel Cabrera, jugador de una generación

Photo: Detroit Tigers Instagram

Photo: Detroit Tigers Instagram

CARACAS.- El pelotero venezolano ha labrado una carrera, apenas a sus 30 años de edad, como uno de los jugadores que quedarán en la memoria de más de un fanático del beisbol profesional. Hagamos una escala imaginaria de los pasos que debe seguir un jugador profesional para llegar a convertirse en un pelotero digno del salón de la fama, si bien a Cabreras le falta mucho tramo por recorrer, ya podríamos afirmar que estamos en presencia de un bateador con mucha calidad.

Photo: Damon Higgins

José Miguel Cabrera llegó con tan sólo 20 años a las grandes ligas, con un equipo de los Marlins de Florida que ganó la Serie Mundial ese año, ayudado por un gran equipo y un par de novatos que conquistaron el mundo. Uno era el lanzador Dontrelle Willis, quien de hecho ganó el premio al novato del año del 2003, el otro era Miguel Cabrera quien demostró estar listo, a su corta edad, para el competitivo mundo de las mayores. Su actuación individual para esa campaña, tuvo como punto mayor, aquel cuadrangular que le conectó al legendario lanzador Roger Clemens en la Serie Mundial, por la banda contraria y además luego de un pitcheo pegado que por lo visto, no le agrado mucho al jóven de 20 años.

Luego de esta primera campaña en la Grandes Ligas Miguel Cabrera había alcanzado su primer escalon que era el de llegar a las Mayores como un jugador de todos los días, y que no sólo Venezuela, si no todo el mundo del beisbol,  estaría pendiente de cómo sería su segunda campaña y si podría mantenerse en dicho estatus.

La presión no pareció afectarle al maracayero; luego de ganarlo todo el año anterior, Cabrera logró 294 de promedio, con 33 cuadrangulares y 112 carreras remolcadas, consiguiendo asistir a su primer juego de las estrellas. A partir de ahí Miguel Cabrera logró su segundo escalon ya como un jugador consagrado de las Grandes Ligas.

Cabrera no sólo se mantuvo, sino fue subiendo su producción ofensiva año a año. A pesar de sus grandes temporadas y sus impresionantes números, parecía que a Cabrera sólo le faltaba un premio, el del Jugador más Valioso, el cual hasta el 2011 había recibido votos en todos los años de su carrera, siendo opacado por jugadores como Josh Hamilton y su propio compañero de equipo Justin Verlander, por ejemplo. El venezolano ya se instalaba en el escalon de Super Estrella.

Para la campaña del 2012, Cabrera como si estuviera cansado de no conseguir el premio tan anhelado, logró finalizar con una temporada realmente impresionante, consiguiendo la triple corona, un hecho que no se veía desde que Carl Yastrzemski lo hizo en 1967. Cabrera fue el líder  en average, en jonrones y en impulsadas en todas las grandes ligas, además llegó con los Tigres de Detroit a la Serie Mundial que perdieron ante los Gigantes de San Francisco, sin embargo Cabrera logró llevarse el premio al Jugador Más Valioso. Por primera vez un venezolano conseguió dicho galardón.

Sin absolutamente nada que probar en la siguiente campaña, Miguel Cabrera para el mes de julio proyectaba números muchos mejores que los del 2012 e incluso hizo soñar con conseguir otra triple corona. Sin embargo, las lesiones hicieron que su producción “bajara” y terminó con unos números similares a los del año anterior, bastándole para ganar el título de bateo por tercer año en fila y el premio al Jugador Más Valioso por segundo año consecutivo, emulando a Frank Thomas quien lo logró en los años 1993-1994 en la Liga Americana. Albert Pujols lo hizo en la Nacional en la 2008 y 2009.

Lo cierto es que a sus 30 años y 11 temporadas en las grandes ligas Cabrera suma 365 cuadrangulares, 1260 carreras impulsadas y promedio de bateo de 321 lo que lo han llevado a asistir a 8 juegos de las estrellas y ganar 5 bates de plate, 2 premios al jugador más valioso y una triple corona.

Volviendo a la tabla imaginaria que creamos, Miguel Cabrera ha subido desde ser un jóven novato, a jugador consagrado en la mayores, luego a estrella venezolana, posteriormente a estrella latina, también a ser jugador de la élite actual, hasta llegar a convertirse en un jugador que sólo se ve una vez por generación. Sólo le faltaría llegar a convertirse en pelotero leyenda digno de llegar al Salón de la Fama. Ya veremos cómo responde Miguel Cabrera a este reto que le colocamos, de conquistar ese último escalón. Eso lo sabremos cuando la carrera de Cabrera quede en el pasado y grabada en la memoria de todos los fanáticos del mejor beisbol del mundo, por lo pronto a disfrutar de esta perla que nos regaló el beisbol.