Juguemos a intentar a entender a los Marlins

marlins-mattingly-baseball.jpg

Ricardo Montes de Oca

@RicardoEMontes

Descifrar a la gerencia de los Marlins probablemente sea una de las tareas más complicadas que existan entre los 30 equipos que conforman las ligas mayores. Se ha vuelto costumbre que los de Miami realicen movimientos que dejen hasta al más estudiado del deporte rascándose la cabeza en señal de incomprensión.

Si bien es cierto que hasta la fecha los Peces aún no han movido una sola pieza en el mercado de la agencia libre, sí han comenzado los rumores sobre los posibles objetivos que tendrían en los próximos días, produciendo el mismo sentimiento de incertidumbre mencionado.

Kenley Jansen y C.J. Wilson son los nombres que han generado interés en las oficinas ubicadas en la Pequeña Habana.

Comencemos con Jansen, quien según varios reportes sería el objetivo número uno del equipo; un veterano cerrador de 28 años, que viene de su primera participación en un Juego de Estrellas y de ser un pilar en el bullpen de los Dodgers en la postemporada, tras haber salvado 47 compromisos en la temporada regular con 1.87 de efectividad. Sin duda son números atractivos para cualquier equipo en las Mayores, y para los Marlins, poder conformar un cuerpo de relevo con A.J. Ramos, Kyle Barraclough, junto a Jensen y otros, significaría armar uno de los mejores conjuntos en la liga en lo que respecta a bullpen.

Todo suena muy bonito hasta ahora, pero entendiendo que la principal tarea de un relevista es preservar la ventaja dejada por el pitcher abridor, los de Miami tienen un vacío más importante de llenar.

Hasta ahora la rotación de abridores de los Marlins es la siguiente: Adam Conley, Wei-Yin Chen, Tom Koehler, José Ureña y Jake Esch: la cual sería una potencial a nivel Triple-A, ¿en las Mayores? parece ser todo lo contrario.

De nada sirve un bullpen blindado si tu primer abridor — el encargado de competir contra serpentineros como Jon Lester, Corey Kluber, Clayton Kershaw, Max Scherzer o David Price– es Adam Conley. El trabajo de la oficina de los Marlins parece simple; buscar pitcheo abridor, nada más. Es por eso que la noticia del interés de Jansen causó tanta incredibilidad en el mundo del béisbol.

Ahora bien, el interés de Wilson sí se alinea un poco con esa idea. Sin embargo, la huella de Loria también está bien marcada en ese rumor. C.J. Wilson no ha visto acción en un juego de pelota desde el 28 de julio del 2015, producto de una cirugía en su codo y una más en su hombro.

Los Marlins ya mostraron interés en él en el 2011, cuando éste decidió firmar con los Angelinos, siendo para ese momento uno de los serpentineros más cotizados en el mercado, luego de sus grandes actuaciones con los Rangers de Texas, que le valió asistir a un Juego de Estrellas en su última campaña con ellos. En su primera con los de Anaheim repitió su pase al encuentro del clásico de mitad de temporada, sin embargo ya el serpentinero tiene 36 años, y tras un año y medio alejado de la acción, es imposible descifrar cómo vaya a ser su actuación en la Gran Carpa.

Esta firma sería una apuesta de bajo costo para los Marlins, algo aceptable si ya cuentan con una firma de peso de otro lanzador abridor, pero si las esperanzas de Miami están puestas en Wilson como el as de la rotación, la transacción iría directo al montón de decepciones de Loria.

Como mencioné al comienzo, los Marlins están por mover su primera pieza en el mercado de cambios, por lo que todavía no puede juzgársele por un par de rumores. Pero sin duda no ha sido el mejor comienzo para los de Miami, quienes podrían cometer las mismas pifias que en el pasado, desperdiciando a un núcleo especial de jugadores que tienen a  la ofensiva por no ser capaces de equilibrar la balanza con un cuerpo de abridores capaces de ayudarlos.

Varias veces he mencionado que los Marlins no están lejos de armar un equipo capaz de competir con los mejores en las Grandes Ligas, pero la mala noticia es que también están cerca –con uno o dos errores—de volver a tener que comenzar una reconstrucción, por la falta de prospectos que tienen en las granjas, junto a la ya mencionada carencia de brazos abridores.

Esta temporada muerta es vital para el futuro de los Marlins, sólo queda esperar y confiar en Loria; no hay otra opción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: