La rivalidad que cambió al béisbol

 

babe-ruth-ty-cobb

Babe Ruth y Ty Cobb son de los mejores en la historia del deporte

 

RICARDO MONTES DE OCA

MIAMI.- Al ser el béisbol uno de los deportes más antiguos que se mantienen en la actualidad, hay muchos jugadores que han marcado a una o más generaciones. Pero existen dos que representan uno de los cambios más drásticos que se han vivido en el deporte. Cada uno con una manera distinta de jugar, pero destacando en cada uno de sus fuertes.

Ty Cobb revolucionó al béisbol gracias a su capacidad de poner la bola en juego, ponchándose en sólo el 3,1% de las veces que pisó el plato. Bateó tres veces por encima de .400 puntos y en su Carrera de 24 temporadas dejó un impensable promedio de .366, siendo el líder en toda la historia en ese departamento.

Una jugada que describe la agresividad con la que jugaba Cobb ocurrió cuando conectó un roletazo dentro del cuadro con el que logró anotar la carrera del gane. Había hombre en tercera, al conectar el rodado, el equipo contrario atrapó al jugador de la antesala, mientras lo ponían out, Cobb ya estaba llegando a la tercera, y cuando sacaron al corredor, voló hacía el plato y anotó parado. El primera base quedó tan impresionado con la manera de correr del “melocotón de Georgia” que nunca cubrió el home.

Pero Cobb tuvo que lidiar con un fenómeno que apareció nueve campañas después de su debut; un tal Babe Ruth.

Cobb fue el rey en la era de la bola muerta, comprendida entre 1901 y 1920, en donde prevalecía el lanzamiento de la bola ensalivada, que se les hacía prácticamente imposible conectar a los bateadores, con excepción de Cobb, por supuesto. Pero cuando la liga la prohibió, Ruth fue el más beneficiado de ello.

“El bambino” conectó 29 cuadrangulares en 1919 (último año de dicha era) lo que para el momento era una nueva marca para una temporada, superando los 27 que conectó Ned Williamson en 1884. A partir de allí Ruth conectó 54 y 59 en las siguientes dos campañas, y el resto es historia; acumulando un total de 714.

Pero Cobb no quiso adaptarse al juego de los batazos de vueltas completas, a pesar de que según él, no bateaba jonrones porque no quería. De hecho hay una anécdota que tomó lugar en 1925, cuando “el melocotón de Georgia” le dijo a los reporteros antes de un juego de sus Tigres de Detroit ante los Browns de San Luis: “Estoy cansado de leer historias que sólo me embasó con roletazos al infield y toques de bola. El grandote, ese Babe Ruth, ¡de ese sí escriben por sus jonrones! Les voy a mostrar algo hoy, voy a batear buscando cuadrangulares por primera vez en mi carrera”, dijo Cobb de 38 años para el momento.

Ese día bateó de 6-6 con tres jonrones, dos sencillos, un doble y empujó cinco carreras. Al día siguiente repitió la dosis, yéndose de 6-3 con dos cuadrangulares para remolcar seis. Luego de ese encuentro Cobb dijo. “¿Qué dirá el tal Babe acerca de los que hizo Ty, cinco en dos juegos?”, dijo alimentando la rivalidad de ambos exponentes que diferenciaban el juegos en las grandes ligas.

La rivalidad continuó por muchos años, al punto de estar cerca de los golpes en varios encuentros, haciendo que las bancas se vaciaran en repetidas ocasiones.

No es casualidad que cuando Cobb enfrentaba a los Yankees existiera un ambiente distinto. En 1920 bateó .344 contra todos los equipos menos uno. Cuando enfrentó a los Yankees y a Ruth les conectó .420. Por el otro lado, cuando al año siguiente Cobb tomó las riendas como manager/jugador de los Tigres, éste decidió hacerle caso a su orgullo y ser el único conjunto que no le lanzaba difícil a Ruth. ¿El resultado?, el “bambino” conectó el hit ganador en tres de los cuatro primero juegos en los que se enfrentaron, y meses después decidió un par de encuentros con un cuadrangular conectados en cada uno, para ayudar a que los de Nueva York consiguieran una barrida de cuatro juegos.

Dos caras opuestas del juego que marcaron un cambio drástico en la pelota rentada a principios del siglo XX. Años después del retiro de ambos, Ruth y Cobb hicieron una buena amistad y pasaron su tiempo libre, principalmente en las canchas de golf. Los dos ingresaron en el mismo año al Salón de la Fama (1936), aunque esa batalla la ganó el de Georgia, sacando 98.2% de los votos posibles, mientras que Ruth logró el 95.1%.

Aquí uno de los pocos videos que hay de Ty Cobb:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: