diciembre 2015

La rivalidad que cambió al béisbol

 

babe-ruth-ty-cobb

Babe Ruth y Ty Cobb son de los mejores en la historia del deporte

 

RICARDO MONTES DE OCA

MIAMI.- Al ser el béisbol uno de los deportes más antiguos que se mantienen en la actualidad, hay muchos jugadores que han marcado a una o más generaciones. Pero existen dos que representan uno de los cambios más drásticos que se han vivido en el deporte. Cada uno con una manera distinta de jugar, pero destacando en cada uno de sus fuertes.

Ty Cobb revolucionó al béisbol gracias a su capacidad de poner la bola en juego, ponchándose en sólo el 3,1% de las veces que pisó el plato. Bateó tres veces por encima de .400 puntos y en su Carrera de 24 temporadas dejó un impensable promedio de .366, siendo el líder en toda la historia en ese departamento.

Una jugada que describe la agresividad con la que jugaba Cobb ocurrió cuando conectó un roletazo dentro del cuadro con el que logró anotar la carrera del gane. Había hombre en tercera, al conectar el rodado, el equipo contrario atrapó al jugador de la antesala, mientras lo ponían out, Cobb ya estaba llegando a la tercera, y cuando sacaron al corredor, voló hacía el plato y anotó parado. El primera base quedó tan impresionado con la manera de correr del “melocotón de Georgia” que nunca cubrió el home.

Pero Cobb tuvo que lidiar con un fenómeno que apareció nueve campañas después de su debut; un tal Babe Ruth.

Cobb fue el rey en la era de la bola muerta, comprendida entre 1901 y 1920, en donde prevalecía el lanzamiento de la bola ensalivada, que se les hacía prácticamente imposible conectar a los bateadores, con excepción de Cobb, por supuesto. Pero cuando la liga la prohibió, Ruth fue el más beneficiado de ello.

“El bambino” conectó 29 cuadrangulares en 1919 (último año de dicha era) lo que para el momento era una nueva marca para una temporada, superando los 27 que conectó Ned Williamson en 1884. A partir de allí Ruth conectó 54 y 59 en las siguientes dos campañas, y el resto es historia; acumulando un total de 714.

Pero Cobb no quiso adaptarse al juego de los batazos de vueltas completas, a pesar de que según él, no bateaba jonrones porque no quería. De hecho hay una anécdota que tomó lugar en 1925, cuando “el melocotón de Georgia” le dijo a los reporteros antes de un juego de sus Tigres de Detroit ante los Browns de San Luis: “Estoy cansado de leer historias que sólo me embasó con roletazos al infield y toques de bola. El grandote, ese Babe Ruth, ¡de ese sí escriben por sus jonrones! Les voy a mostrar algo hoy, voy a batear buscando cuadrangulares por primera vez en mi carrera”, dijo Cobb de 38 años para el momento.

Ese día bateó de 6-6 con tres jonrones, dos sencillos, un doble y empujó cinco carreras. Al día siguiente repitió la dosis, yéndose de 6-3 con dos cuadrangulares para remolcar seis. Luego de ese encuentro Cobb dijo. “¿Qué dirá el tal Babe acerca de los que hizo Ty, cinco en dos juegos?”, dijo alimentando la rivalidad de ambos exponentes que diferenciaban el juegos en las grandes ligas.

La rivalidad continuó por muchos años, al punto de estar cerca de los golpes en varios encuentros, haciendo que las bancas se vaciaran en repetidas ocasiones.

No es casualidad que cuando Cobb enfrentaba a los Yankees existiera un ambiente distinto. En 1920 bateó .344 contra todos los equipos menos uno. Cuando enfrentó a los Yankees y a Ruth les conectó .420. Por el otro lado, cuando al año siguiente Cobb tomó las riendas como manager/jugador de los Tigres, éste decidió hacerle caso a su orgullo y ser el único conjunto que no le lanzaba difícil a Ruth. ¿El resultado?, el “bambino” conectó el hit ganador en tres de los cuatro primero juegos en los que se enfrentaron, y meses después decidió un par de encuentros con un cuadrangular conectados en cada uno, para ayudar a que los de Nueva York consiguieran una barrida de cuatro juegos.

Dos caras opuestas del juego que marcaron un cambio drástico en la pelota rentada a principios del siglo XX. Años después del retiro de ambos, Ruth y Cobb hicieron una buena amistad y pasaron su tiempo libre, principalmente en las canchas de golf. Los dos ingresaron en el mismo año al Salón de la Fama (1936), aunque esa batalla la ganó el de Georgia, sacando 98.2% de los votos posibles, mientras que Ruth logró el 95.1%.

Aquí uno de los pocos videos que hay de Ty Cobb:

Lo que se espera de los Marlins en las reuniones invernales

Red-Sox-Marlins-Spring-Base

Ozuna podría salir ser cambiado de los Marlins en estas reuniones

@RicardoEMontes

MIAMI.-

En cuestión de meses los Marlins de Miami pasaron de ser un equipo en el que muchos apostaban para pelear por un puesto en la postemporada a ser uno de los peores conjuntos de la liga y ubicarse, nuevamente, al borde de la reconstrucción. Incluso hubo quienes los comparaban con los Mets de Nueva York, quienes llegaron a la Serie Mundial.

El equipo de Jeffrey Loria llegará a las reuniones invernales en búsqueda de algunas piezas que puedan enderezar el rumbo del equipo. Según lo reportado, los Marlins llegan a Nashville, Tennessee sin aspiraciones de firmar a los grandes agentes libres, pero sí se espera que estén en varias conversaciones.

Estos son los posibles movimientos en los que pueden estar involucrados.

Lanzadores abridores: En el 2015 Miami soñó con una rotación conformada por José Fernández, Henderson Álvarez, Mat Latos Dan Haren y Jarred Cosart, que nunca pudieron ver. Hoy, los ahora dirigidos por Don Mattingly, se presentan con el cubano de 23 años como único “seguro” , teniendo en cuenta los reportes de varias fuentes sobre las molestias de Fernández con el equipo y la posibilidad de que sea cambiado y Álvarez quien se está recuperando de una lesión.

Miami estará buscando un abridor para ocupar el tercer o cuarto puesto de la rotación, suponiendo que Fernández y Álvarez ocupen los dos primeros. Mike Leake es uno de los que podría estar al alcance de los Marlins. Jugó en el 2015 con los Rojos antes de ser cambiado a los Gigantes y tuvo marca de 11-10 con 3.70 de efectividad, pero antes de ser transferido logró nueve victorias y cinco derrotas con 3.56.

Otro lanzador en el que Miami ha estado interesado es Taijuan Walker de los Marineros de Seattle, pero será difícil que éstos lo dejen ir debido al potencial que tiene con sólo 23 años.

Marcell Ozuna: El jardinero dominicano fue bajado a las ligas menores el año pasado por su bajo rendimiento, pero la estadía fue extendida con el objetivo de que los Marlins tengan control sobre él por una temporada más. Movimiento que disgustó tanto a Ozuna como a su agente Scott Boras, el mismo de Fernández. Motivo por el cual es probable que el guardabosque cambie de camiseta en estas reuniones que comienzan el 7 de diciembre.

Relevo: Otra de las necesidades del equipo es conseguir quién pueda reforzar su bullpen, el cual cuenta con A.J. Ramos como cerrador, quien no cerró de la mejor manera la campaña y Carter Capps que no pudo terminar el año por lesión.

Apuntando alto: Si bien la gerencia del equipo ha dejado claro que no va por los nombres importantes, existe la remota posibilidad de que Yasiel Puig pueda ser transferido a Miami. Con los problemas que ha generado el jugador al equipo de los Dodgers y Don Mattingly siendo el timonel de los Marlins, pudiera darse el caso. El problema de esto es la falta de jugadores prospectos que tiene para ofrecer Jeffrey Loria.

El año pasado el equipo adquirió al ganador del guante de oro y bate de plata, Dee Gordon, en un movimiento positivo para los peces, pero por otra parte salieron de prospectos como Andrew Heaney y Anthony DeSclafani para adquirir Mat Latos y a Michael Morse, trueque que terminó siendo todo menos favorable para Miami.