Los Marlins 2.0

Foto via Miami Marlins Instagram

Foto via Miami Marlins Instagram

@RicardoEMontes

MIAMI.-Los Marlins de Miami entran en una etapa decisiva en esta temporada muerta. Luego de 21 años de existencia y dos trofeos de Serie Mundial en sus vitrinas, el equipo del Sur de la Florida podría terminar de despegar y empezar a construir, o al menos limpiar un poco la reputación de equipo creador y vendedor de talento joven en las mayores.

A pesar del par de trofeos los Marlins han sido una franquicia perdedora en la mayores, con un récord de 1643 victorias por un total 1853 derrotas desde que la expansión llegó a Miami en 1993.

En la temporada muerta después de la campaña del 2011, el equipo parecía que dejaba atrás la cultura de no invertir en jugadores de alto costo y conformarse con los jóvenes, que luego algunos se convertían en estrellas y el propio Loria les abria la puerta para que buscaran otro equipo que cubriera sus costos.

Sin embargo en el 2011 los Marlins se hicieron de los servicios del campocorto estelar José Reyes, del cerrador estrella Heath Bell y trajeron de Chicago al polémico manager Oswaldo Guillén y a uno mejores abridores más queridos en la historia de los Medias Blancas Mark Buerhle.

Junto con el naciente pelotero, para entonces, Giancarlo Stanton, Hanley Ramiréz, Josh Johnson, Aníbal Sánchez, entre otros que estaban supuestos a conformar uno de los equipos más poderosos en la Liga Nacional, en el papel.

Todo terminó así, un equipo fuerte en papel pero en el terreno fue un equipo que perdió 93 juegos.

Luego ocurrió lo que ya es común para los fanáticos de Miami; el famoso y habitual “Garage Sale” de Jeffrey Loria, volviendo a rebajar la nómida considerablemente y manteniendo básicamente a Stanton aislado entre jugadores novatos, rompiendo corazones de los seguidores del equipo que vieron como su equipo les regaló una emoción y esperanza de cambio que duro realmente poco.

Dos años después los Marlins de Miami y Jeffrey Loria se encuentran con la posibilidad de volver a intentar cambiar la ideología del equipo. La posibilidad está, el accionar no es garantía alguna.

El equipo cuenta con una gran cantidad de peloteros que parecen estar listos para convertirse de jugadores prometedores a ser estrellas del equipo y conformar junto a Stanton un equipo poderoso en el beisbol.

Pareciera que los Marlins están a un par de contrataciones en la agencia libre para terminar de dar el paso.

Christian Yelich, Marcell Ozuna y Giancarlo Stanton conforman uno de los mejores jardines, tanto defensivos como ofensivos de las Grandes

Foto via Miami Marlins Instagram

Foto via Miami Marlins Instagram

Ligas.

Jarrod Saltalamacchia demostró ser un seguro detrás del plato. Obviamente el promedio que dejó de .220 puntos es para nada positivo, sin embargo la escasez de receptores defensivos en el juego hacen que un promedio de .220 pueda ser incluso hasta aceptable.

El pitcheo abridor parece ser una carencia para Miami. Se espera que José Fernandez vuelva a la acción a mitad de temporada, mientras tanto Henderson Alvarez, junto Jarret Cosart, quien proveniente de Houston demostró la calidad qe tiene con apenas 24 años, parecen ser los únicos seguros en la rotación.

Los Marlins deben buscar un lanzador abridor en el mercado si quieren competir la temporada que viene. Además de esperar que la promesa Andrey Heaney termine de desarrollarse como un abridor exitoso.

Entre los Agentes Libres más importantes aparece James Shield y por el cual Miami podría ir tras de él, en caso de que Shield rechaze la oferta que Kansas City puso sobre la mesa.

El relevo luce sólido para el equipo; Steve Cishek ha demostrado ser un cerrador de lujo en las Grandes Ligas y junto a AJ Ramos y Mike Dunn hacen que el relevo no sea un problema.

La otra carencia de Miami viene en el Infield. Excepto por Adeiny Echavarria parece que los Marlins deben reforzar las demás posiciones. Es cierto que Casey McGehee tuvo una gran campaña, aunque hay que recordar que luego del Juego de las Estrellas McGehee no fue el mismo.

La segunda base fue la gran carencia del equipo que esperaba que un Rafael Furcal pudiera rellenar, sin embargo el dominicano nunca llegó a ser un constante. De hecho, sólo participo en 9 encuentros.

A pesar de todo el colombiano Donovan Solano fue el camarero que mejor se desempeño y no sería una locura pensar que pudiera ocupar la segunda almohadilla desde el comienzo de la próxima campaña.

Garret Jones tuvo una temporada decepcionante y se espera que Miami se muestre activo en esta posición buscando un bate que pueda reemplazar a Jones.

Foto via Miami Marlins Instagram

Foto via Miami Marlins Instagram

Los Marlins necesitan un abridor con urgencia. Si a eso le sumamos un primera base de calidad; podríamos estar en presencia de un equipo con calidad de playoffs jugando en la ciudad de Miami.

Sin embargo pienso que el equipo tiene un movimiento aún más importante para terminar de dar el paso de ser un equipo de final de tabla o uno competitivo.

Jeffrey Loria debe y necesita llegar a un acuerdo con Giancarlo Stanton para extender su contrato. De lo contrario se verá obligado a cambiarlo y volver a empezar de nuevo, debido a la carencia de grandes jugadores que podrían llegar a cambio del poderoso toletero.

No es un secreto que Stanton sigue dolido por lo que hizo el equipo un par de años atrás y serpa difícil que confíe en los Marlins y que no harán lo mismo nuevamente.

Si los Marlins quieren cambiar la cultura, el paso clave es convencer a Stanton y ofrecerle un contrato histórico junto a la clausula de “no cambio” que atenta contra la política de Miami, pero que en mi opinión, sería muy importante para ganar la confianza de Stanton.

De igual manera, adquirir a un pelotero de gran nombre ayudaría a que Giancarlo firme una extensión de contrato.

Miami ha declarado que le ofrecerán el contrato más grande en la historia a Stanton. Hecho que no significa absolutamente nada, entendiendo que los Marlins lo máximo que han pagado fue de 106$ millones y 3 años a José Reyes. Ya saben lo que pasó después y con cuál equipo está jugando Reyes.

En definitiva, Los Marlins de Miami están ante la presencia de una oportunidad que parece única. Puede convertirse en una potencia como equipo o decepcionar una vez más a los seguidores del equipo.

Queda en manos de Jeffrey Loria y su equipo, aprovechar la oportunidad de crear a los Marlins 2.0.

¿Se acabó el sueño miamero?

@RicardoEMontes

MIAMI.-

Los Marlins de Miami comenzaron la temporada del 2014 como tenían años sin hacerlo; ilusionando a una fanaticada golpeada por la mala y cruel gerencia del equipo en posesión del polémico Jeffrey Loria.

Miami comenzó siendo el peor equipo en la carretera, pero el mejor en las mayores jugando en su casa, lo que los mantuvo a lo largo de casi la primera mitad de la temporada peleando por el primer puesto de la División de Este de La Liga Nacional. Haciendo que los fanáticos de Miami estuvieran pendientes de las tablas de posiciones luego de cada juego para ver cómo va su equipo; cosa que les aseguro tenía mucho tiempo sin pasar.

A pesar de la lesión que terminó con la temporada de su estrella José Fernández, el equipo se mantuvo en la pelea luchando por la cima y haciendo soñar a los fanáticos de los Marlins que podrían reeditar temporadas como las de 1997 y del 2003; las únicas veces que Miami ha ido a los playoffs y que además se lo han llevado todo.

Luego de una visita a Chicago para una serie de tres encuentros con los Cachorros de Chicago a principios del mes de junio, el equipo dio un vuelco y desde entonces han perdido 15 de los últimos 22 juegos disputados.

Racha que se ha visto ayudada por las lesiones y visitas a la lista de lesionados de 15 días de Jarrod Saltalamacchia, Christian Yelich, Adeiny Hechavarria, la corta participación de Rafael Furcal y el experimento fallido de Randy Wolf. A eso hay que agregarle el pobre desempeño de los abridores en ese lapso de tiempo y el uso inhumano que ha recibido el bulpen de los Marlins.

A mediados de mes Miami vio una luz al final del camino con el debut del prometedor lanzador zurdo Andrew Heaney;

En su primera salida permitió una sola carrera producto de un cuadrangular solitario de David Wright, sin embargo el equipo perdió 1-0.

A partir de ese debut en las últimas dos salidas Heaney ha permitido 9 carreras limpias en 11 entradas de labor, diluyendo aún más la esperanza de los pocos fanáticos que intentan cada día llenar el Marlins Park sin éxito.

Estamos llegando a la mitad de la temporada y los Marlins de Miami luchan por mantenerse con record de .500 y seguir soñando con esa anhelada postemporada que no llega desde hace 11 años.

La verdad es que no, el sueño no se ha acabado. El equipo del Sur de la Florida no está lejos de la punta y con la mejoría increíble que han demostrado con respecto al año pasado el equipo tiene con qué.

Todavía cuentan con talento joven comandado por la monstruosa temporada que está teniendo Giancarlo Stanton.

Pienso que el “factor X” que puede tener Miami es Andrew Heaney. A pesar de sus fallos al comienzo, no dudo que el talento pueda desarrollarse y convertirse en una pieza fundamental para las aspiraciones de los Marlins en esta temporada. Haciendo pareja con Henderson Álvarez en la lomita, seguido por Nathan Eovaldi y Tom Koehler volviendo a ser lo que eran hace tan sólo un mes, estaríamos hablando de una gran rotación de abridores.

No se puede descartar a los Marlins tan rápido, pero para que eso no pase el equipo debe volver a su curso de inmediato, de modo que para el break del juego de las estrellas sigan siendo considerados un equipo contendor y no como los Marlins de Miami de los años anteriores.

El pequeño gigante

Foto vía Houston Astros Instagram

Foto vía Houston Astros Instagram

@RicardoEMontes

Miami.- José Altuve, mide tan sólo 1.65 metros de altura pero lo que refleja en el campo de juego triplica su tamaño.

El venezolano y segunda base de los Astros de Houston se ha ganado convertise en el latino de la semana, luego de que conectará un total de 13 imparables en 27 turnos al bate para un promedio de .481, y que además anotara en cinco ocasiones. Pero lo más impresionante son las 10 bases robadas en el período entre el 23 al 29 de junio, convirtiéndose así en el primero jugador en las mayores desde 1917 en robarsé dos o más almohadillas en 4 encuentros de manera consecutiva.

Nadie robó más bases en la semana que José Altuve, de hecho el que más cerca estuvo fue Todd Frazier con 4.

El venezolano batea en la campaña para .347 siendo  lider en la Liga Americana, acumula 36 bases robadas, líder en la Americana, y con una ventaja de 15 por encima de su más cercano oponente y nadie en las Grandes Ligas tiene más imparables que Altuve que acumula 116.

Altuve es un jugador de esos que se les nota el disfrute que siente al pisar un campo de beisbol y que además no le importa ensuciar el uniforme para ayudar a los Astros de Houston que están viendo una generación interesante de jugadores que pudiera iluminarles un poco el futuro no tan lejano.

A Altuve lo acompaña el lanzadro también venezolano Félix Hernández, quien consiguió dos victorias en la semana, tolerando tan sólo dos carreras limpias en 15 entradas de labor en las que ponchó a nada más y a nada menos que a 15 contrarios y regalando 3 boletos.

Hernández llegó a las 10 victorias y es primero en la Liga Americana con 2.10 de efectividad de carreras limpias.

Cerveceros enfocados

 

Foto vía Milwaukee Brewers Instagram

Foto vía Milwaukee Brewers Instagram

 

 

@RicardoEMontes

MIAMI,FL.- Retomando la columna del jugador latino de la semana, tenemos al nativo de Santo Domingo, en la República Dominicana de 35 años de edad Aramis Ramírez, quien en el período comprendido entre el 16 al 22 de junio conectó 14 imparables en 28 turnos posibles, lo que da como resultado un average de .500 puntos, además conectó 3 cuadrangulares para impulsar 10 carreras al plato y tener un OPS de 1.482.

Ramírez ha tenido una temporada de altibajos debido a las lesiones, de hecho tuvo que salir del encuentro del sábado por problemas en la espalda, sin embargo no le impidió estar listo para el encuentro de ayer y además irse de 4-2 con un cuadrangular y 2 impulsadas.

El dominicano acumula en total 10 jonrones, 38 impulsadas y un average de .297 puntos en tan solo 52 encuentros de los 77 de su equipo, que se mantiene en la cima de la división central de la Liga Nacional.

A pesar de que Ramírez ha dejado los mejores días de su carreras atrás, está demostrando que todavía puede contribuir a un equipo, y aún más si esta en la pelea como es el caso de los Cerveceros de Milwaukee.

Otro que tuvo una gran semena es su compatriota y además compañero de equipo Wily Peralta, quien consiguió dos victorias en la semana, para llegar a cuatro lauros en las últimas cuatro salidas que ha tenido desde la lomita de los Cerveceros.

Para cerrar tenemos al lanzador venezolano y también de los Cerveceros de Milwaukee Francisco Rodríguez, quien sigue ganando méritos para el regreso del año al acumular 4 salvamentos en la semana para llegar a 25 en lo que va de temporada.

No por nada los Cerveceros de Milwaukee han ganado 4 juegos seguidos y 7 de sus últimos 10.

 

Ahí viene el tigre

 

@RicardoEMontes

Miami.- Miguel Cabrera ha batallado con uno de los comienzos más lentos de su carrera, pero con el pasar de la misma pareciera que el venezolano por fin llegó al nivel rídiculo en el cual nos tiene acostumbrados, luego de ganar dos premios al jugador más valioso en años consecutivos y una triple corona. Se dice rápido.

Cabrera es el jugador latino más destacado de la semana comprendida del 12 al 18 de mayo, luego de que ligara para .458 de promedio con 11 imparables en 24 turnos, impulsando 10 carreras y mandando 2 bolas para la calle.

A pesar del comienzo lento Cabrera ya es segundo en carreras impulsadas en la Liga Americana con 39, tres por detrás de José Abreu, quien entró en la lista de lesionados de 15 días. Es cuarto en promedio de bateo con .316 y además acumula 7 cuadrangulares.

No es por casualidad que los Tigres de Detroit sean hoy el mejor equipo en las grandes ligas con .692 de porcentaje de victorias y hayan ganado 7 de los últimos 10 compromisos.

No descarten al triple coronado tan rápido.

Lo acompañan en el podio en dominicano, David Ortíz quien conectó 4 jonrones, impulsó 6 y ligó para .435 de promedio con 10 imparables en 23 turnos al bate.

El tercer mejor latino de la semana es la sorpresa ofensiva más importante que han tenido los Yankees de Nueva York esta campaña. Hablamos de Yangervis Solarte, quien en la semana  conectó 3 cuadrangulares, impulsó a 4 yankees y promedió .308 de promedio al bate.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.